En las comunidades más pobres del país -de la ciudad y del campo- los niños y adolescentes crecen sin lugares seguros para jugar, estudiar y desarrollarse. Cansados de esperar que el Estado haga algo, la comunidad local de Carabayllo, en Lima, decidió enfrentar el problema.

Notas relacionadas:

Me llega el tráfico y que no haya ciclovías
Me llega que discriminen a las personas por tener menos dine...
La Casa de los Hombres del Sol
ResKT Ciudadano
Conflictos armados perjudican educación
Lima Sur contra la Explotación Sexual Infantil
Niños intoxicados por comida del PRONAA siguen enfermos
Ayacucho: 500 niños trabajan en las calles de Huamanga