bate

¿Alguna vez te ha pasado que al escuchar una canción o melodía sientes que te dan escalofríos y que la música te lleva a niveles de felicidad extrema? Es probable que sí. Un reciente estudio señala que el placer y sensación de felicidad que se produce al escuchar música es igual o superior al experimentado cuando se come, se tiene relaciones sexuales o al que producen las drogas.

Esto gracias a una sustancia que libera nuestro cerebro cuando sentimos un intenso placer, llamada dopamina y es culpable de anticipar un momento musical muy emocionante y sentirse bien al escucharlo. Cuando nos gusta mucho la música, sentimos escalofríos emocionales producidos por esta sustancia, llegando a alterar incluso nuestra frecuencia cardiaca y nuestra temperatura.

Esto explicaría porque la música es tan importante en muchas sociedades.

Notas relacionadas:

"Influencias", Silvia Heighes en el Jazz Zone
¡Quiérete! Campaña contra la anorexia y la bulimia
Resumen de noticias, 13 de mayo
Resumen de noticias: 30 de setiembre
¡Apoyemos a Enmanuel en su camino a Berlín!
II Festival de Música contra la violencia infantil
“Sinfonía por el Perú” para niños y niñas del Callao
España y la trata de personas