Hoy nuestro país celebra la “Fiesta del Sol” o Inti Raymi”. Un espectáculo impresionante donde turistas extranjeros y peruanos disfrutan de la riqueza de nuestras tradiciones y costumbres.

¡Cusco está de fiesta! Como cada año, hoy, la fortaleza de Sacsayhuamán será escenario de la escenificación del tradicional Inti Raymi o Fiesta del Sol, la cual se remonta al tiempo del incanato. Este año se espera que lleguen unos 3850 espectadores, entre turistas extranjeros, nacionales y pobladores de la zona. Lo mejor es que este año más de 380 entradas para ver este espectáculo fueron repartidos entre no adultos campesinos y aquellos que viven en albergues o son pacientes de hospitales.

Pero… ¿cómo era esta celebración en el tiempo de los incas? Según el cronista Inca Garcilaso de la Vega, esta fiesta se celebraba siempre a mitad del año para conmemorar el origen mítico del Inca, según ellos, hijo del sol. A la fiesta asistían todas las personas de la ciudad de Cusco, especialmente los “curacas” o jefes de los poblados, quienes traían ofrendas para el Inca y su familia real.

Ese día, el Inca y toda su familia esperaban descalzos la llegada de los primeros rayos del sol después del invierno, recibiéndolos en cunclillas y con los brazos abiertos. Luego se dirigían al Coricancha o “Templo del Sol”, para adorar al astro rey. Ahí realizaban sacrificaban animales y realizaban ofrendas para que las siembras y cosechas de ese año sean muy buenas.

Y ahora, ¿cómo es?

Con la llegada de los españoles al Imperio del Tahuantinsuyo, se prohibió la realización de esta fiesta pues ellos la consideraban “pagana” y ofensiva contra la fe cristiana. Fue recién en 1944 que se restituyó esta fiesta, pues su valor histórico y cultural es invaluable.

En la recreación del Inti Raymi, un Inca ficticio le rinde tributo al sol con cantos y oraciones. Mientras tanto, el público espera en la plaza de Sacsayhuamán la llegada del cortejo –tipo procesión- que lleva al Inca en andas. Luego se realiza el sacrifico de una alpaca y se vuele a invocar al sol. Una fiesta que sin duda vale la pena disfrutarla de cerca.

Notas relacionadas:

Reportaje NAPA 20: NAPA en el mapa
Reportaje NAPA 48: ANIA y Pukllasunchis, en Cusco
Buen trato para los niños, desde Paucartambo, Cusco
NAPA en el Festival de Cortometrajes, Fenaco 2008
Encuentro de NNATs en el Centro Cultural Quispicanchis
Al año se pierde 17 mil hectáreas de bosque por la tala i...
¿Qué piensan los adultos de nosotros?
¡Y que sigan los carnavales!