El retablo y la pintura sobre la madera de maguey son artes que han pasado de padres a hijos durante muchos años en Ayacucho. A través de estas hermosas artesaní­as se cuentan historias, sueños, mitos y leyendas que fortalecen la tradición de esa región.

Para mantener estas costumbres vivas, niñas, niños y adolescentes ayacuchanos aprenden a hacer retablos y pintura en maguey gracias a los talleres de afirmación cultural “Vivir y crecer a través del arte”, realizados por la institución Chirapaq con el apoyo de Terre des Hommes Holanda.

Conoce cómo viven esta hermosa experiencia, Jimmy y Carolina en el siguiente reportaje.