En nuestro país miles de adolescentes se dedican al trabajo doméstico, pero muchas son explotadas. Y para protegerlas, existen organizaciones bien chéveres como La Casa de Panchita, que ayuda a niñas y adolescentes a conocer sus derechos y hacerlos respetar.

Una de ellas es Soraida. Conoce su historia en el siguiente reportaje: